Proteccion a Oceanos

Ecologistas buscan apoyo para proteger océanos

Santiago, Chile, 24 de agosto de 2009, La Nación.- Los conservacionistas están en una nueva cruzada: crear parques nacionales en el océano abierto, más allá de las zonas económicas exclusivas. 

El fin de semana pasado, el Presidente Barack Obama llevó a su familia a un tour al Gran Cañón y a Yellowstone para subrayar la importancia de los parques para el legado de Estados Unidos. Yellowstone tiene una significación profunda: establecido en 1872, fue el primer parque nacional jamás creado. Nació un movimiento. 

“Fue una de las grandes ideas que Estados Unidos ha producido”, dijo Bill Eichbaum, del World Wildlife Fund. Hoy, el 12,2% de las áreas terrestres de los países está protegido. Cerca del 6% de las aguas territoriales (definidas en una extensión de 12 millas náuticas desde la costa de un país) están protegidas. Pero sigue habiendo un área con vastas posibilidades: el océano. Menos del 1% más allá de las aguas territoriales está protegido. 

Los conservacionistas están dirigiendo cada vez más su atención hacia el mar. Pero los ambientes marinos tienden a ser “más frágiles” en relación al cambio climático. Son altamente vulnerables a los cambios de temperatura, lo que puede afectar los arrecifes de coral y otra vida marina. La sobre pesca es también, por supuesto, un problema extendido. 

Charles Besançon, jefe del Programa de Áreas Protegidas de Naciones Unidas señaló que en los años recientes el mayor crecimiento en áreas protegidas ha ocurrido en el océano. Como el área protegida de las Islas Phoenix, alrededor de Kiribati, una nación insular del Pacífico. El área es un trozo de océano casi del tamaño de Suecia. 

El ex Presidente George W. Bush ganó elogios de grupos ambientales por sus acciones para proteger el océano. Poco antes de dejar su cargo, designó a una enorme área del océano Pacífico bajo control de Estados Unidos como monumento nacional y ya en 2006, estableció una gigantesca reserva marina cerca de Hawai. 

Desafío mayor

Para los impulsores de los parques, sin embargo, el océano abierto (lejos de cualquier masa de tierra) sigue siendo el desafío mayor. El problema radica en que el océano abierto es esencialmente libre para todos: nadie es su dueño, aunque los países pueden controlar sus “zonas económicas exclusivas”. “Encontrar las autoridades legales que creen áreas protegidas es complicado, tanto por los temas legales como por los políticos”, dijo Eichbaum, refiriéndose al océano. 

Los lobbies pesqueros se oponen generalmente a las restricciones a sus actividades. Eichbaum y otros conservacionistas están impulsando una iniciativa pionera para establecer un área protegida en el Atlántico Norte. Esta sección del océano, conocida como la Zona de Fractura Charlie Gibbs, es importante para los tiburones de aguas profundas, las ballenas y otras especies. Pero incluso si los conservacionistas tienen éxito en crear áreas protegidas en el Atlántico Norte y en otras partes, difícilmente será el final de la historia. Monitorear y aplicar los acuerdos sobre océanos abiertos traerá desafíos especiales. “No se puede instalar guardias en alta mar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: