>Dian Fossey: Su legado en conservación

>A dos meses de que se cumplan 25 años de la muerte de Dian Fossey, aquí una breve reseña de su vida.

Dian Fossey, nació en San Francisco, California en 1932. Desde muy temprana edad, mostraba empatía con los animales, sin embargo por hazares del destino sus estudios universitarios se encaminaron hacia la terapia ocupacional, de la cual se graduó en 1954.

Su gusto por el mundo exterior y sus ganas por conocer la abundante vida silvestre, la llevaron a Africa en 1963, en donde como parte de su tour, visitó las montañas Virunga en Uganda, y con ello, tuvo su primer acercamiento con los gorilas de montaña. De regreso a Kentucky, donde Dian trabajaba como directora en terapia ocupacional en el hospital infantil Kosair Crippled, la investigadora tuvo la oportunidad de publicar de manera local, varios artículos y fotografias de su viaje a Africa, los cuáles impresionaron al Dr. Louis Leakey, uno de los pioneros en los estudios de gorilas, y con quien Dian se uniría para colaborar en un proyecto que marcaría la vida de Dian para siempre.

En 1966, Dian vuelve nuevamente a Africa, para estudiar a los gorilas y con la ayuda de amigos e investigadores que conoció en su primer viaje, pudo obtener permisos para realizar sus investigaciones en las montañas de Virunga, estableció su campamento en el Congo, reclutó a un grupo de trabajadores locales, y obtuvo orientación sobre cómo rastrear a los gorilas.

Aunque en sus primeros acercamientos con los gorilas, Dian recibió una huida de los peludos primates, pronto Dian acortaría distancia entre ella y los tres grupos que identificó, imitando sus movimientos y voces. Una vez aceptada en el grupo, por la identificación de las “huellas nazales” pudo describir el comportamiento individual de cada ejemplar en las manadas.

Con el empeoramiento de la situación política en el Congo, en julio de 1967, ella y su ayudante, fueron escoltados a Rumangabo, bajo vigilancia militar, de donde pudo huir hacia Kisoro en Uganda. En Kisoro, Dian fue advertida de los riesgos que correría al regresar a Zaire (actual República Democrática del Congo). A pesar de éstas y de consejos de la embajada estadounidense, ella y el Dr. Leakey, decidieron que permanecería en las montañas Virungas, esta vez del lado de Ruanda.

A su llegada a las montañas Karisimbi, Dian se decepcionó de la gran cantidad de ganado y de los rastros de cazadores furtivos que habia en la zona. Sin embargo, amigas locales la acompañaron a buscar un nuevo sitio en donde ubicar su campamento, y lo hayó en las praderas de Karisimbi, donde tenía una exelente vista de la cadenas de volcanes de Virunga. En septiembre de 1967, Dian Fossey estableció el Centro de Investigación de Karisoke: “Kari” por las primeras cuatro letras de monte Karisimbi , y “soke” de las últimas cuatro letras de monte Visoke, montaña que daba al sur y al norte de su campamento, respectivamente.

Uno de los nuevos retos a los que Dian se enfrentó en este nuevo sitio, fue ganarse nuevamente la confianza de los gorilas, de manera que pudiera aproximarse lo suficiente a ellos, y hacer investigación significativa. Las técnicas de aproximación de su amigo George Schalles le sirvieron de guía para enfrentar su retoa, y para 1968 habia logrado que cuatro grupos se habituran a ella parcialmente.

En ese mismo año, 1968, la National Geography Society envió al fotografo Bob Campbell a fotografiar su trabajo. Esto atraería la atención del mundo, no solo al trabajo de Dian, sino a cambiar la imagen violenta que solía haber de los gorilas, y a concientizar sobre la dificil situación de estos animales.

Para ganar mayor credibilidad científica, en 1970, se adjuntó al departamento de conducta animal en el colegio Darwin de Cambridge, del cual se graduó en 1974. Esto le aseguró a Dian no solamente respeto a su trabajo si no tambien, mayor financiamiento al mismo.

Al paso del tiempo, Dian se volvió cada vez más consciente de las amenazas que enfrentan los gorilas por los cazadores furtivos y los pastores de ganado. Mientras que los gorilas no eran por lo general los objetivos de caza, quedaban atrapados en las trampas destinadas a antílopes o búfalos. Dian luchó contra los cazadores furtivos y la invasión de ganado a través de métodos poco ortodoxos, el uso de máscaras para asustar a los cazadores furtivos, las trampas en llamas, pintura en aerosol sobre los bovinos para disuadir a los pastores de llevarlos al parque, y, en ocasiones, enfrentando directamente los cazadores furtivos. Estas tácticas no eran populares entre los locales que estaban luchando para salir adelante. Además, los guardaparques no estaban equipados para hacer cumplir las leyes que protegen el bosque y sus habitantes. Como último recurso, Dian utilizó sus propios fondos para ayudar a comprar botas, uniformes, alimentos y pagar salarios adicionales para alentar a guardaparques a ser más activos en la aplicación de leyes contra la caza furtiva. Estos esfuerzos patrocinaron la primera patrulla anti-caza furtiva de Karisoke, cuyo trabajo era proteger a los gorilas en el área de investigación.

En diciembre de 1977, Digit, un gorila con el que Dian unió lazos muy fuertemente, fue asesinado a puñaladas por cazadores, su cabeza y manos fueron cortadas. Posteriormente hubieron más muertes que conducieron a la disolución del grupo de gorilas al que pertenecia Digit. Estos eventos desencadenaron la ira de Dian, declarandole la guerra a los cazadores furtivos. Con la muerte de Digit, Dian volvía a llamar la atención del público para apoyar la conservación de los gorilas. Estableció la fundación “Digit” para reunir fondos para lo que ella llamaba “conservación activa” e iniciativas anti caza. Posteriormente, la fundación Digit pasaría a ser la Fundación Fossey.

En 1980, se mudó a New York para trabajar como profesora en la Universidad Cornell. En ese periodo aprovechó para enfocarse en su manuscrito de su libro Gorillas in the Mist (Gorilas en la niebla), el cual publicó en 1983, y que recopila sus años con los gorilas, y revela la necesidad de reunir esfuerzos de conservación.

Dian volvió a Ruanda, despues de un largo periodo, y pocas semanas antes de su cumpleaños 54, fue asesinada. Su cuerpo fue encontrado en su cabaña en la mañana del 27 de diciembre de 1985, había sido golpeada dos veces en la cabeza y la cara con un machete. No hubo pruebas de entrada forzada, pero hay señales de que el robo había sido el motivo. Hubieron muchas teorías sobre el asesinato de Dian Fossey, pero su asesinato nunca fue totalmente resuelto. Fue enterrada en el cementerio detrás de su cabina, en el Centro de investigación de Karisoke, entre sus amigos los gorilas y al lado de su amada Digit.

Centro de Investigación de Karisoke en la actualidad.

A 25 años de la muerte de su fundadora, el Centro Karisoke ha atraido la atención internacional en la conservación de los gorilas de montaña, e involucrado a las comunidades locales en esta tarea a través del desarrollo de proyectos de alianzas, educación, y salud. Los investigadores tienen acceso a una base de datos de 40 años sobre la vida, conducta, habitat y conservación de estos primates. Lo más importante, es la continua protección y monitoreo del personal de Karisoke junto con autoridades del parque nacional tanto de la porción de Ruanda como del Congo, adicionalmente, la población de gorilas de las montañas Virungas es la única que ha incrementado en número en décadas recientes, de unos 260, cuando Fossey llegó, a unos 380 según el último censo.

Algunos aspectos relevantes de Karisoke:
  • Aumento de personal para seguimiento y patrullaje contra la caza furtiva, incluyendo las primeras patrullas combinadas con autoridades de Ruanda, Uganda yel Congo.
  • Realización de dos censos de gorilas de montaña de Virunga, en colaboración con el personal de conservación a nivel local.
  • Finalización de un inventario de la biodiversidad de Virunga y guías de campo, para apoyar la educación pública y el ecoturismo.
  • La habituación de los “monos de oro” para el estudio y actividades turisticas, a petición de las autoridades del parque de Ruanda.
  • Ampliación de la investigación a otras especies raras de plantas y animales que habitan en las Virungas.
  • El funcionamiento de una instalación para gorilas jóvenes rescatados de los cazadores furtivos.
  • Suministro de 3.000 estudiantes de la escuela primaria con libros y materiales, y la realización de programas de conservación para seis escuelas secundarias.
  • Proporcionar capacitación para el personal del parque de la biodiversidad local y otros socios de la conservación.
  • Apoyo a cientos de estudiantes universitarios de Rwanda con cursos de campo, pasantías y proyectos de tesis.

Más detalles de Karisoke lo puedes encontrar en http://gorillafund.org/Page.aspx?pid=183

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: