>En el marco del festival de los Humedales ¿La Umar donde quedo?

>

En el marco del festival de los Humedales:

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), a través de personal adscrito a la Dirección General de Impacto Ambiental y Zona Federal Marítimo Terrestre (DGIAZ), clausuró ayer jueves, temporal y parcialmente, las obras que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR) realizaba en el proyecto denominado Sección de Andador de Usos Múltiples Escénico II, en Bahías de Huatulco, Oax.


Esta determinación se tomó porque los trabajos que ahí se estaban haciendo, han afectando el arrecife coralino de la Bahía del Violín, así como la zona de influencia del Parque Nacional Huatulco, porque no se colocaron dispositivos, ni se llevaron a cabo acciones que impidieran que el material de la obra se precipitara por la cañada hasta llegar al mar.
La denuncia de este caso fue promovida por el Parque Nacional Huatulco, que pertenece a la Comisión Nacional de Areas Naturales Protegidas (CONANP) y que, además, es un Sitio Ramsar, es decir, humedales de importancia internacional, que se deben de conservar, sobre todo porque son hábitat de aves acuáticas migratorias.
El FONATUR se ha comprometido a que, a la brevedad, informará a la Profepa sobre las acciones que implementará en pro del cuidado al medio ambiente.
Por lo anterior, los sellos de clausura se levantarán cuando las obras de construcción que se realizan en el citado proyecto, contengan dispositivos que garanticen que no se seguirá precipitando material sobre el acantilado y hacia el Parque Nacional Huatulco.
En mi opinión, muy buena la medida tomada por la administración del ANP Bahias de Huatulco y de la PROFEPA, pero y con el afán critico que debe tener todo investigador: ¿Porque en este momento?, será ¿Porque se lleva acabo el “Festival de los Humedales” en Bahías de Huatulco?, en el que se festeja los 40 años de la Convención Ramsar, y los 25 años de la anexión de nuestro país, por que dicha obra lleva mas de 6 meses en esta etapa y antes no se había hecho nada.
 ¿La Umar donde quedo?
La Universidad del Mar campus Puerto Angel que dicho sea de paso, es el campus donde se encuentra la cede de la facultada de Biología Marina e Ingeniería Ambiental, no hizo gran mención de tan importante evento, se que algunos de los estudiantes de posgrado fueron avisados por parte de sus directores de tesis, pero una medida a nivel oficial lo desconozco. También se que la Umar Campus Huatulco fue la sede del evento por razones obvias.
Hecho lamentable, que una institución de educación superior y sobre todo que forma personas en el campo de Ciencias Naturales, no haga mención de tan importante evento para la zona, “Quizás existan otros temas mas relevantes” o sea una indiferencia hacia el área de manejo, gestión y administración de recursos naturales dentro de la investigación universitaria, cosa en si trágica, puesto que no solo de la “biología dura” deben de estar enterados nuestros estudiantes.

Espero su opinión
Anuncios

>Opinión de Julia Carabias: Ambiente en la corte

>

Por segunda ocasión en la historia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), las áreas naturales protegidas (ANP) son el tema de una controversia constitucional. Se trata, en esta ocasión, del Parque Nacional Tulum (PNT) en Quintana Roo.

¿Cuál es el problema? En 1981 se decretó el Parque Nacional Tulum, expropiándose a favor de la Federación los terrenos que lo integran de acuerdo al plano elaborado por la SAHOP (en esa época, la institución a cargo de las ANP). El objeto de dicho decreto fue la conservación de los importantes valores naturales y culturales de este sitio. El deslinde de los terrenos está, desde entonces, delimitado con mojoneras que se encuentran in situ. Cabe hacer notar que en las ANP una de las categorías más estrictas de protección corresponde a la de parque nacional.

En 2002 se publicó en el Periódico Oficial del Estado de Quintana Roo (POE) el Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población Tulum 2002-2026 (PDU), el cual reconoce la existencia del PNT, dejándolo fuera del centro de población. No obstante, el 9 de abril de 2008 el POE publicó la “Actualización del Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población Tulum 2006-2030”, en el que se incrementan los límites de dicho centro poblacional incluyendo al PNT. Asimismo, se asignan en los terrenos del PNT usos de suelo urbano, derechos de construcción y densidades de 2 mil 947 cuartos de hotel.
Es por ello que en 2008, el Ejecutivo federal promovió una controversia constitucional ante la SCJN contra los municipios Solidaridad y Tulum, demandando la invalidez de la norma especial de zonificación del PDU 2006-2030, debido a que, al incluir al PNT dentro del PDU, se contraviene el marco legal aplicable a las áreas protegidas.
Después de casi tres años de estudio, el pasado 10 de enero se presentó al pleno de la Corte un proyecto de sentencia elaborado por el ministro Valls. Después de la votación, que resultó empatada, el ministro Valls decidió retirar el proyecto de sentencia para rehacerlo y volverlo a presentar incorporando más información y elementos esgrimidos en el debate.

El tema que la Corte tiene en sus manos es de extrema importancia y refleja la enorme complejidad en que se encuentran las ANP en nuestro país. Durante décadas las ANP fueron abandonadas en su gestión. En los últimos tres lustros la situación empezó a cambiar, sin embargo, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas heredó un sinnúmero de problemas generados por el vacío de autoridad.
El artículo 27 de la Constitución establece que la nación debe cuidar de la conservación de los elementos naturales y evitar su destrucción, así como preservar y restaurar el equilibrio ecológico. Precisamente son las ANP, previstas por la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), la principal forma de proteger el patrimonio natural del país.

El conflicto en Tulum es que una disposición local, el PDU municipal, contraviene a la LGEEPA y al propio objeto de la declaratoria del PNT. No es posible cambiar la vocación de conservación de un parque nacional por la de desarrollo urbano. El municipio está obligado a respetar las leyes federales y ser congruente con las disposiciones que obligan a la conservación de PNT. El que en cerca de 12% del PNT existan asentamientos irregulares no justifica que pueda haber desarrollos futuros como lo expresa el PDU 2006-2030. Es la Federación, a través de sus declaratorias y programas de manejo, quien regula las actividades permitidas en las ANP.

Es inconcebible que a través de los PDU los municipios puedan contravenir el mandato que la Constitución otorga al Ejecutivo federal de conservar el patrimonio natural nacional.

Preocupa sobremanera, después de leer el debate sostenido en la SCJN, que el centro de la discusión en el Pleno no haya sido la conservación del patrimonio natural. Los argumentos se centraron, salvo algunas excepciones como la del ministro Zaldívar, en el derecho sobre los terrenos expropiados y en la presencia de asentamientos humanos irregulares, desestimando que los terrenos en cuestión son un ANP destinada a la protección del patrimonio natural nacional. Incluso, adquirió más importancia durante el debate el hecho de ser, además, una zona arqueológica.

El tema llegó a la SCJN por ser un conflicto de intereses y de actuación entre el gobierno local y el federal. Los ministros tienen la oportunidad, con la sentencia de este caso, de sentar un precedente positivo que fortalezca el régimen jurídico de las ANP. De lo contrario, si permiten que un PDU municipal anule un decreto de ANP, la biodiversidad nacional se verá fuertemente amenazada.

Durante los últimos años el Ejecutivo federal y el Poder Legislativo han avanzado sustantivamente para fortalecer la conservación del patrimonio natural nacional que es, junto con el patrimonio cultural, lo más valioso que nuestro país posee. Ahora, es la ocasión para la Corte de hacer su contribución por el bien del México de hoy, pero, sobre todo, del México de mañana.

>Los Acuerdos de Cancún: una nueva era de cooperación ante el cambio climático.

>

Culminaron con éxito los trabajos realizados en el marco de la XVI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP16) y la VI Conferencia de las Partes del Protocolo de Kyoto (CMP6), celebrados entre el 29 de noviembre y el 10 de diciembre
de 2010 en la ciudad de Cancún, Q. Roo.
El establecimiento de estos acuerdos es el fruto de un proceso incluyente y transparente realizado a lo largo de todo el año y que fue encabezado por el Mtro. Juan Rafael Elvira Quesada, Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, quien aprovechó las diversas reuniones y foros internacionales, regionales y bilaterales para promover la suma de voluntad es y asegurar también la confianza en el esquema de Naciones Unidades de lucha contra el cambio climático.
Los acuerdos recién concretados en Cancún, reafirman el compromiso mundial de combatir el cambio climático y definen por primera vez en la historia de la Conferencia de las Partes, directrices claras de actuación en temas como la definición de una meta común que permita mantener por debajo de los 2°C el incremento de la temperatura global; asimismo, se acordó que esta meta será revisada a la luz de los avances científicos y los resultados del Panel Intergubernamental de Cambio Climático.
Además, se ratificaron y comprometieron esfuerzos de mitigación unilaterales que permitirán una reducción de emisiones de bióxido de carbono mayor a la que se compromete en el Protocolo de Kyoto.
En materia de desarrollo y transferencia de tecnología, se logró la creación de un mecanismo que facilitará el acceso a tecnologías verdes para países en desarrollo, lo que permitirá transitar hacia una economía baja en carbono; sobresale en este aspecto, el compromiso del Gobierno Mexicano para la creación de un Centro de Investigación sobre Desarrollo Sustentable y Cambio Climático, que pueda servir para generar y transferir tecnología a los países en desarrollo de nuestra región de América Latina y el Caribe.
También, se formalizó la transferencia de un primer paquete de 30 mil millones de dólares para acciones inmediatas de aquí al 2012 y se acordó el establecimiento de la propuesta mexicana de Fondo Verde, con lo que se formaliza el compromiso de buscar movilizar los 100 mil millones de dólares anuales, a partir del 2020, para acciones de mitigación y adaptación en países en desarrollo.
Finalmente, se acordó la adopción de mecanismos para reducir emisiones por deforestación y degradación de suelos (mecanismo REDD+), el cual no sólo permitirá proteger los bosques y las selvas, sino que se constituye como un valioso instrumento de política social que contribuirá a garantizar el respeto de los pueblos indígenas y las comunidades locales.

>Formas para conseguir espacio en dropbox

>

Hay varios métodos para conseguir más espacio gratuito en Dropbox, que consisten en completar un curso introductorio o recomendar el servicio a nuestros amigos, pero ninguno es tan divertido como el que les contaré hoy. Tras lanzar laversión 1.0 de la aplicación, parece que sus desarrolladores decidieron tomarse un respiro, y crearon Dropquest, un juego que nos permite conseguir hasta 1 Gb de almacenamiento adicional.
Se trata de una búsqueda del tesoro con 30 pasos, donde debemos resolver acertijos matemáticos, encontrar números primos, completar un sudoku, armar un rompecabezas o hallar la contraseña de un archivo comprimido. Durante todo el recorrido visitamos distintas páginas de su sitio oficial y hasta utilizamos el mismísimo Dropbox.
Algunas preguntas son sencillas, mientras que para otras necesitamos la ayuda del foro, aunque el post publicado por el equipo no aporta demasiado. De todas formas, obtenemos algunos megas adicionales de espacio en la medida que progresamos. Si no tienen paciencia o prefieren hacer trampa, ya están circulando las respuestas por Internet.
Además del premio para todos los participantes que lleguen al final, quienes lo hagan más rápido, ganarán sudaderas, camisetas, dibujos y de 2 a 50 Gb de almacenamiento gratuito de por vida. Pueden comenzar en cualquier momento, pero cuando lo hagan, se iniciará el cronómetro.
Realmente es una forma muy ingeniosa de incrementar el espacio disponible y, al mismo tiempo, promocionar uno de los servicios más interesantes para sincronizar archivos. Igualmente, voy a cambiar de idea si no logro descifrar todos los acertijos

>Ingresos por cobro de derechos en Areas Naturales Protegidas

>

Ciudad de México, DF, México 3 de enero de 2011, México Ambiental.- Los programas de conservación en las Áreas Naturales Protegidas de México se fortalecieron el año pasado a partir de la consolidación del mecanismo de cobro de derechos por el uso, goce o aprovechamiento de las áreas protegidas marinas y terrestres, lo que generó recursos por más de 58 millones de pesos adicionales al presupuesto fiscal aportado por la Federación.
Estos recursos se integraron totalmente a los programas de conservación de las ANP que los cobran, como inversión directa en en equipo y operación mínima básica como gastos de administración, operación, difusión y personal, todo ello en beneficio de los habitantes locales a través de programas de desarrollo sustentable.
Luis Fueyo, comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas, explicó que el cobro de derechos constituye una herramienta indispensable para el manejo, educación, regulación y ordenamiento de las actividades económicas y de apoyo a la consolidación de otras disposiciones legales, como el registro de los permisionarios y el otorgamiento de permisos para la prestación de servicios turísticos dentro de las AP.
A través de este mecanismo se fomenta de manera ordenada la prestación de servicios turísticos en las ANP, ya que ha impulsado el registro de los permisionarios ante las direcciones de las áreas naturales y el otorgamiento de permisos por parte de la CONANP para la prestación de estos servicios.
Las áreas marinas que más recursos captaron durante 2010 fueron los parques nacionales Sistema Arrecifal Veracruzano, con 1’955,700; Arrecifes de Cozumel, 7’774,655; Arrecife de Puerto Morelos, 3’270,075; Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, 10’401,585; el Área de Protección de Flora y Fauna Islas del Golfo de California, 1’021,350; y la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, 2’034,014.
Entre las Áreas Protegidas terrestres que destacan por el monto recaudado se encuentra los parques nacionales Lagunas de Montebello, 2’277,993, y Palenque con 8’170,572; el Área de Protección de Flora y Fauna Cascadas de Agua Azul, 1’893,930; la Reserva de la Biosfera Cañón del Sumidero, 8’529,695, y el Centro Mexicano de la Tortuga, con 1’516,925.
El cobro de derechos en las AP es ágil y transparente y constituye un mecanismo de reciprocidad por el uso, goce y aprovechamiento de las áreas protegidas marinas y terrestres y constituyen una fuente importante de recursos alternos al presupuesto fiscal

>¿Pueden las Ciencias Sociales combatir el Cambio Climático?

>

Cerca del 44% de los Californianos fumaban tabaco en 1965. Para el 2010, 9.3% hizo un cambió que podría parecer imposible que sucediera. El entendimiento de cómo ocurrió esa transformación social en el pasado puede ser pieza clave para saber cómo los individuos pueden alterar su conducta para ayudar a combatir el Cambio Climático (CC) en el futuro.

Científicos del Laboratorio Nacional Lawrence Barkeley (LBNL) esperan que al estudiar transformaciones sociales en el pasado puedan predecir un cambio futuro en respuesta al calentamiento global, esto como parte del “Reto Carbón de California” (programa que busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80% respecto a los niveles de 1990). Investigadores del LBLN analizan opciones tecnológicas, así como el registro de datos de 10 cambios de conducta históricos, entre ellos dejar de fumar, usar cinturón de seguridad, el vegetarianismo, manejar ebrio, reciclaje y yoga.

Incialmente Jeffery Greenbatl, investigador del LBNL, ha estudiado los avances tecnológicos (motores eficientes, luces LED, etc) tanto en la oferta como en la demanda de energía, sin embargo estos avances, por sí solos, pueden resultar insuficientes para alcanzar la meta propuesta por el Estado de California.

El estudio de las “Opciones Individuales” pueden cerrar la brecha, de acuerdo a datos históricos observados en cambios de conducta como el Dejar de fumar y Usar cinturón de seguridad. Los datos históricos tambien han ayudado a explicar cuánto tiempo toma hacer estos cambios. Por ejemplo, el fumar cigarrillos ha estado en constante disminución desde los años 60, con varios factores asociados a esta tendencia -mejoras en la ciencia y epidemiología, educación a través del etiquetado, campañas publicitarias, y mayor advertencia pública de los riesgos- todas éstas podrían también ser aplicadas a conductas que contribuyen al cambio climático. El investigador Max Wei del LBLN, indica que él imagina muchas más etiquetas ambientales o de carbón que informen al público, tal como sucedió con el tabaco.

Adicionalmente, en el LBLN están identificando los obstáculos, políticas e incentivos que pudieran persuadir a los individuos a alterar su consumo de energía. En total el equipo busca 23 diferentes áreas del comportamiento con la energía -desde telecomunicación y eltrásito público, a la diminución del desperdicio de comida-.

En el caso del cambio a una dieta vegetariana (que puede reducir tres toneladas métricas de GEI por año), han encontrado obstáculos como las barreras culturales como el género, la raza, la etnia, la educación y el lugar de origen, además del hecho de que los consumidores encuentran un confort y placer asociado a la ingesta de carne. De acuerdo a los datos históricos la tasa de personas que han cambiado a una dieta vegetariana ha aumentado de 0.9% en 1991 a cerca del 3% en EUA, lo que se percive como un sacrificio de comfort o placer. En LBNL se han identificado muchas conductas de ahorro de energía que comparte el obstáculo de renunciar al placer o la comodidad, como reducir el tiempo del baño en regadera a pesar del frío que ello llega a generar.

Pueden existir conductas paralelas, como el caso del uso del cinturón de seguridad, que en los 80´no eran ampliamente usados, así como en la actualidad no se apagan las luces o las computadoras cuando no estan en uso. En el primer caso dieron resultado las campañas de información públicas y advertencias de los peligros al no usar cinturón, de manera que el apagar las luces y las computadoras pueden ser conductas beneficiadas por campañas similares.

Expectativas Realistas

Aunque algunas organizaciones privadas han logrado a corto plazo ahorros en el consumo de electricidad, Greenblatt y Wei utilizan su comportamiento análogo para determinar el potencial total para la adopción de medidas de ahorro de energía. “Asumimos que si una campaña es diseñada de la mejor manera posible con base en experiencias pasadas, alcanzaremos cierto porcentaje de participación”, argumenta Greenbalt.

Tales “Tasas de adopción realistas” basadas en datos pasados pueden cuantificar acciones en los hogares que supere el porcentaje de ahorro observado por organizaciones como OPOWER, Greenbalt indica que es muy pronto para decir que tan significativo serán los ahorros en los hogares. Estos ahorro serían importantes en vista de que los hogares Estadounidenses son responsables por loas emisiones de 626 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono al año, cerca del 40% de los GEI en EUA, y 8% de las emisiones globales.

El ecologista y sociólogo Thomas Dietz de la Universidad Estatal de Michigan es optimista con la idea, “Si algo aprendimos en los últimos 50 años, es que la conducta cambia de sobremanera” argumenta. En un estudio sobre consumo de energía en los hogares, Dietz observó los efectos de programas que buscan influenciar el consumo de energía, muchos de los cuales han sido muy efectivos. Dietz explica que incluso estimaciones muy conservativas sugieren que un cambio en el comportamiento de uso de energía por los hogares puede conducir a una reducción del 7% de las emisiones de GEI en los EUA, lo que representa 44% de la meta propuesta por el presidente Obama.

Fuente: Traducido de Scientific American