>Una opción para la "Basura electrónica"

>

Nosotros los consumidores de tecnología, tanto física como lógica, nos encanta estar actualizadas , pero ¿Sabemos que se hace cuando ya no queremos usar nuestro gadget?. Espero que casi todos sepamos que nuestro gadget no se tira a la basura pues estos dispositivos contienen muchos metales pesados que son muy peligrosos para el medio ambiente y la salud, como es el Níquel, Cadmio, Litio, Plomo, etc.
Entonces, ¿Que hacemos?, pues una solución que platean los vecinos del norte (Estados Unidos) es Eco ATM, empresa ubicada en San Diego, ellos básicamente reciclan tu viejo celular (móvil) a cambio de darte un beneficio económico.
Eco ATM ha instalado unos quioscos de reciclaje de celulares, en los cuales puedes dejar tu teléfono antiguo y obtienes de inmediato una compensación económica mediante cupones de descuento o tarjetas de regalo, incluso se puede realizar una donación a tu asociación de de la sociedad civil o antes llamadas ONG, favorita.
Lo sorprendente del “eCycling Stations” (estaciones de reciclaje electrónico), es que es capaz de detectar el tipo de móvil mediante identificación visual y de esta manera tasarlo adecuadamente, incluso puede detectar si está dañado. Además dispone de un dispositivo de garantía de borrado de toda la información contenida en el móvil.
Cuando el contenedor del cajero se llena, se recogen los dispositivos y se llevan a disposición especial los elementos del celular o a reciclaje según corresponda.
Esperemos que iniciativas como estas puedan ser replicadas y adaptadas al contexto mexicano y ayudar a los problemas de la generación de basura
Anuncios

>Ingresos por cobro de derechos en Areas Naturales Protegidas

>

Ciudad de México, DF, México 3 de enero de 2011, México Ambiental.- Los programas de conservación en las Áreas Naturales Protegidas de México se fortalecieron el año pasado a partir de la consolidación del mecanismo de cobro de derechos por el uso, goce o aprovechamiento de las áreas protegidas marinas y terrestres, lo que generó recursos por más de 58 millones de pesos adicionales al presupuesto fiscal aportado por la Federación.
Estos recursos se integraron totalmente a los programas de conservación de las ANP que los cobran, como inversión directa en en equipo y operación mínima básica como gastos de administración, operación, difusión y personal, todo ello en beneficio de los habitantes locales a través de programas de desarrollo sustentable.
Luis Fueyo, comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas, explicó que el cobro de derechos constituye una herramienta indispensable para el manejo, educación, regulación y ordenamiento de las actividades económicas y de apoyo a la consolidación de otras disposiciones legales, como el registro de los permisionarios y el otorgamiento de permisos para la prestación de servicios turísticos dentro de las AP.
A través de este mecanismo se fomenta de manera ordenada la prestación de servicios turísticos en las ANP, ya que ha impulsado el registro de los permisionarios ante las direcciones de las áreas naturales y el otorgamiento de permisos por parte de la CONANP para la prestación de estos servicios.
Las áreas marinas que más recursos captaron durante 2010 fueron los parques nacionales Sistema Arrecifal Veracruzano, con 1’955,700; Arrecifes de Cozumel, 7’774,655; Arrecife de Puerto Morelos, 3’270,075; Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, 10’401,585; el Área de Protección de Flora y Fauna Islas del Golfo de California, 1’021,350; y la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, 2’034,014.
Entre las Áreas Protegidas terrestres que destacan por el monto recaudado se encuentra los parques nacionales Lagunas de Montebello, 2’277,993, y Palenque con 8’170,572; el Área de Protección de Flora y Fauna Cascadas de Agua Azul, 1’893,930; la Reserva de la Biosfera Cañón del Sumidero, 8’529,695, y el Centro Mexicano de la Tortuga, con 1’516,925.
El cobro de derechos en las AP es ágil y transparente y constituye un mecanismo de reciprocidad por el uso, goce y aprovechamiento de las áreas protegidas marinas y terrestres y constituyen una fuente importante de recursos alternos al presupuesto fiscal