>Las bolsas de plástico en el DF.

>

Aquí la opinión de Sergio Sarmiento, sobre la prohibición de regalar bosas de plastico en los establecimiento

A los políticos les gusta prohibir. Ésa es la razón real de la decisión del gobierno capitalino de proscribir el “regalo” de bolsas de plástico en tiendas o supermercados. La medida en nada ayudará al ambiente.

Las bolsas de plástico con las que se empacan los productos en tiendas y supermercados representan menos de 1 por ciento de la basura. Pero vamos a suponer que, efectivamente, las autoridades logren que el 100 por ciento sea remplazado por otras de plástico “biodegradable”. ¿Ayudaría esto a resolver un 1 por ciento de los problemas del ambiente? Para nada. El éxito agravaría los problemas ambientales.

Las bolsas “biodegradables” sólo sirven para promover la imagen ecologista de los políticos y aliviar las culpas de las buenas conciencias. Su impacto sobre el ambiente puede ser peor que el polietileno.

Hay dos tipos de plástico biodegradable. Uno es un plástico normal al que se aplica un aditivo químico. El otro se elabora a partir de productos naturales, como el maíz. Los dos tienen problemas.

El primero es el costo. Los plásticos biodegradables son significativamente más caros que los tradicionales, aunque éste es un problema que la tecnología y un aumento en el volumen de producción podrían resolver. Lo más significativo, sin embargo, es que pueden ser más dañinos para el ambiente que los tradicionales.

Los plásticos biodegradables suelen requerir mayor energía para su fabricación. Esto aumenta el calentamiento global. Los que se fabrican de productos naturales, principalmente maíz, roban tierra agrícola a los alimentos. Si realmente se generalizara su producción, se provocaría una crisis de alimentos similar o más seria que la originada por el empleo del maíz para la producción de etanol.

Los plásticos a los que se añaden químicos dejan al degradarse fragmentos que duran tanto tiempo en el ambiente como los plásticos tradicionales. Su proceso de descomposición, por otra parte, emite grandes cantidades de dióxido de carbono que contribuye al calentamiento de la atmósfera.

Para ser resistentes, las bolsas de plástico biodegradable deben ser bastante más gruesas que las de plástico ultradelgado que se emplean actualmente en los supermercados. A pesar de que tienen un proceso de degradación más rápido, terminan por representar un problema ambiental mayor por su volumen.

Para realmente ser biodegradables, los plásticos necesitan estar en un ambiente de temperaturas altas y alta oxigenación. Estas condiciones no se dan en los rellenos sanitarios ni siquiera de los países avanzados. Se necesitan plantas industriales para ello. En los tiraderos al aire libre de México el plástico biodegradable no se descompone más rápido que el tradicional.

Un problema técnico muy serio consiste en definir qué es biodegradable. Los especialistas en Estados Unidos y Europa se han peleado durante años para determinar qué productos son realmente dignos de esta políticamente correcta designación. Muchos de los productos que se presentan como biodegradables realmente no lo son. Esto es importante porque en la nueva Ley de Residuos Sólidos de la Ciudad de México se permite regalar bolsas de plástico biodegradable mientras se prohíben las de plástico pero sin ofrecer especificaciones técnicas del material. La verdad es que en nuestros tiraderos de basura ningún plástico es realmente biodegradable.

El problema de los residuos de plástico es real. Para resolverlo hay que tomar medidas inteligentes. Prohibir que se den bolsas de plástico en los supermercados es una simple estupidez.

>Julia Carabias en lalocom

>Los mares también existen
Tomado de diario reforma.com

A pesar del distanciamiento que una buena parte de la población mundial tiene con la naturaleza, sobre todo, la urbana, existe un creciente reconocimiento colectivo sobre la importancia de la biodiversidad en el desarrollo de las naciones y, aunque menos comprendida, en la estabilidad biofísica del planeta. Sin embargo, la percepción sobre la biodiversidad está sesgada hacia el ámbito terrestre, y las referencias a los ecosistemas naturales suelen ser, generalmente, a las selvas, bosques, desiertos y humedales. Asimismo, cuando se documenta el deterioro ambiental que los humanos provocamos, los indicadores utilizados son los de la deforestación, la erosión o la contaminación del aire y del suelo.

No es frecuente que los mares aparezcan en el escenario aun cuando ocupan 70 por ciento de la superficie del planeta y de ellos surgió la vida en la tierra. Peor aún, persiste la errónea idea de que los mares se encuentran en buenas condiciones ambientales, son infinitos y son fuente inagotable de alimentos. Nada más lejano de la realidad.

Debido al flujo continuo de agua en los mares, resulta difícil identificar claras barreras naturales entre los diferentes y múltiples ecosistemas marinos. La organización WWF ha propuesto 43 ecorregiones, clasificación que ha sido adoptada por muchas instituciones, la cual da un panorama de la heterogeneidad marina.

En total, hasta la fecha se han descubierto alrededor de 1.75 millones de especies, terrestres y acuáticas. De ellas, 27 mil 977 corresponden a los peces. Sin embargo, mediante diferentes métodos científicos, se estima que en el planeta viven entre 5 y 30 millones de especies. Es decir, apenas conocemos una pequeña parte de la vida en el planeta y, en particular, muy poco sobre la biodiversidad marina. Más aún, en el mar existen numerosas zonas inexploradas y muchos ecosistemas que, por su inaccesibilidad, son casi desconocidos.

La falta de información es notable. Las evaluaciones y textos comparativos sobre el número de especies de los diferentes taxa se concentran en los mamíferos, aves, reptiles, anfibios y plantas superiores; los peces raramente son mencionados. No obstante el rezago, las investigaciones avanzan con rapidez y el descubrimiento de nuevas especies de peces marinos es cotidiano. Existe una iniciativa mundial conformada por una red de investigadores llamada Censo de la Vida Marina, la cual presentará en octubre próximo el inventario más completo que haya existido sobre la vida marina.

Los mares, a diferencia de la percepción colectiva, se encuentran profundamente deteriorados. La sobreexplotación pesquera ha abatido múltiples poblaciones de peces con fuertes impactos, no sólo sobre la viabilidad de las especies explotadas, sino también sobre su entorno. El daño se incrementa debido a la contaminación del agua, sobre todo en las zonas costeras, producto de las descargas de aguas negras y de fertilizantes provenientes del continente, así como al depósito de sedimentos que acarrean los ríos en su desembocadura a consecuencia de la erosión por la deforestación de los ecosistemas terrestres. El cambio climático es otro factor que está afectando la distribución y abundancia de las especies marinas y, muy particularmente, a los arrecifes de coral.

La falta de conocimiento de la biodiversidad marina se refleja en las incipientes capacidades que tienen los países para la gestión de los ecosistemas marinos. Por lo general, las instituciones de gobiernos están fragmentadas y orientadas hacia la administración de las pesquerías; se carece de una visión multi- disciplinaria e integral para abordar la complejidad de la problemática de los temas marinos y costeros; las políticas nacionales y la legislación en esta materia son débiles; y no ayudan ni la limitada vigilancia ni la tímida aplicación de la ley.

Incluso los acuerdos internacionales para la atención de los ecosistemas marinos están dispersos. El tema está presente en la Convención sobre Diversidad Biológica, en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, en el Programa de Acción Mundial para la Protección de los Ecosistemas Marinos de las Actividades de Origen Terrestre, en el Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO, pero, a pesar de la diversidad de estos instrumentos, los compromisos son difusos, más bien son exhortos, y avanzan muy lentamente.

El estado de salud de los ecosistemas marinos y el abatimiento de sus poblaciones constituyen un riesgo para el desarrollo e incluso para la propia vida marina que no es posible seguir eludiendo ni en el ámbito local ni en el global. Es indispensable la adopción de un nuevo enfoque que aborde la visión integral del medio marino, con todas sus interacciones costeras y terrestres al igual que sus dimensiones sociales, ambientales y económicas, y dejar, así, de ver el mar como un mero proveedor de pescado para consumo humano.

Post vía blogpress para iPhone

>Instrucciones de instalación ArcGIS 9.3 + Service Pack 1

>

1.- Coloque el disco de instalación en la unidad de DVD, y diríjase a MI PC. Pulse con el botón derecho del Mouse sobre el icono de la unidad y explore el DVD.
2.- Allí deberán aparecer las carpetas de instalación de los diferentes programas, seleccione los directorios “Crack ArcGIS 9.3” y “Service Pack 1” y cópielos a su disco duro.
3.- Abra el directorio “Crack ArcGIS 9.3” donde encontrará los siguientes archivos:

  • ARCGIS.EXE
  • INSTALACION.DOC
  • LICENSE.LIC
  • LMGRD.EXE
  • LMSETUP.EXE
  • LMTOOLS.EXE
  • LMUTIL.EXE
  • DEBUG.LOG
 
4.- abra el archivo “license.lic” (pulse con el botón derecho del Mouse sobre la opción “abrir con…” del menú contextual del explorador).
Puede utilizar tanto MFC Wordpad como el block de notas para ello y asegúrese de activar la opción:
“utilizar siempre el programa seleccionado para abrir este tipo de archivos”

 
5.- Modifique el archivo reemplazando el valor “NOMBREDELEQUIPO” (sin comillas) por el nombre de su equipo. (Por ejemplo “ANDRES” o “PC8”)
 
Esto puede verificarse accediendo a las propiedades del sistema (Panel de control) en la pestaña “Nombre del Equipo”

 
6.- una vez realizada la modificación al archivo de licencia, cierre el editor de texto y guarde los cambios.
7.- Ejecute el archivo “LMSetup.exe” y a continuación pulse sobre la opción “I received the license file by email and have saved it to a disk” y luego sobre el botón “Browse”
Seleccione el archivo “License.lic” y pulse Abrir. Luego “Next”, otra vez “Next” y finalmente sobre “Install”. Espere a que el programa termine de instalar los archivos en su computadora.

 
FINALIZADO EL PROCESO DE INSTALACION EL PROGRAMA SOLICITARA REINICIAR EL COMPUTADOR. NO REINICIAR

 
8.- copie los siguientes archivos desde la carpeta “Crack ArcGIS 9.3” al directorio de instalación del programa License Manager. (Por defecto ubicado en C:\Archivos de programa\ESRI\License\arcgis9x).

 

  • ARCGIS.EXE
  • LICENSE.LIC
  • LMGRD.EXE
  • LMTOOLS.EXE
  • LMUTIL.EXE
  • DEBUG.LOG

 
Reemplace los archivos existentes por éstos nuevos. Cierre y AHORA REINICIE su computadora.
 
9.- una vez iniciado el sistema, diríjase al menú inicio > programas > ArcGIS> License Manager (9.x) y seleccione License Manager Tools (accesible también por defecto desde C:\Archivos de programa\ESRI\License\arcgis9x\LMtools.exe)
10.- abra el programa y verá en pantalla la siguiente información

Este programa permite administrar las licencias de ArcGIS y ERDAS (entre otros) además ofrece algunas herramientas de monitoreo y diagnóstico para estos servicios.
11.- Diríjase a la pestaña “Config Services”

En la opción “Path to the Lmgrd.exe file” pulse sobre “Browse” y busque el archivo “LMgrd.exe” (por defecto debe estar ubicado en C:\Archivos de programa\ESRI\License\arcgis9x\lmgrd.exe)
En la opción “Path to the license file” pulse sobre “Browse” y busque el archivo “license.lic” (por defecto debe estar ubicado en C:\Archivos de programa\ESRI\License\arcgis9x\license.lic)
En la opción “Path to the debug log file” pulse sobre “Browse” y busque el archivo “debug.log” (por defecto debe estar ubicado en C:\Archivos de programa\ESRI\License\arcgis9x\debug.log)
Verifique que las casillas “Start Server at power up” y “Use services” estén activadas. Finalmente pulse sobre “Save Service” para guardar los cambios realizados.
 
12.- diríjase a la pestaña “Start/Stop/Reread”

Presione “Stop Server” para verificar la detención el servicio, luego presione “Start Server” (verifique observando en la barra de status del programa la aparición de la opción “Server Start Sucessful”)

Finalmente presione “ReRead License File” para asegurar la correcta lectura de su nueva licencia instalada anteriormente.

Cierre el programa. La licencia ya ha sido correctamente configurada.
 
Cabe destacar que hasta este paso. La instalación de la licencia es la misma para todas las versiones de la serie ArcGIS Desktop 9.x (9.0, 9.1, 9.2 y 9.3). Por tanto, esta guía puede ser utilizada sin problemas para configurar las licencias de cualquiera de las anteriores a la 9.3.

 
13.- Ahora puede instalar ArcGIS Desktop 9.3. Vuelva al DVD y ejecute el programa ESRI.exe. (O haga doble clic desde la unidad de DVD en Mi PC). Allí accederá al siguiente Menú.
Pulse sobre ArcView para acceder a la instalación del programa. Nótese que a pesar de indicar una instalación de tipo “ArcView Single Use” el programa contiene todas las herramientas y extensiones de una instalación completa (del tipo ArcInfo Desktop). Las cuales serán activadas al finalizar el proceso de instalación.
14.- Pulse sobre “install ArcGIS Desktop” y siga las instrucciones que aparecerán en pantalla. Defina el directorio de instalación del programa y del lenguaje de programación “Python25”.
Si no posee experiencia o no tiene problemas de espacio en su Disco duro C:, acepte las rutas de instalación que por defecto el programa le ofrece al usuario.

  15.- En la opción “Select instalation Type” seleccione la opción “Complete”

16.- Espere que finalice la instalación, (tomara aproximadamente unos 20 o 25 minutos) luego de instalado el programa diríjase al menú inicio >Programas > ArcGIS > Desktop Administrator

17.- al abrir el programa diríjase al directorio “Software Product” y seleccione la opción “ArcInfo (Floating)” luego pulse “apply”

 
18.- Ahora diríjase al directorio “License Manager” y pulse el botón “Change”


 
Escriba sobre el espacio el nombre del equipo (el mismo que escribió en el archivo license.lic) si no lo recuerda, pulse Browse y podrá buscarlo en la red de Microsoft Windows. Luego pulse ok y luego Apply.
Ahora puede utilizar la versión completa de ArcGIS 9.3 (ArcInfo Desktop + extensiones)

 
19.- de manera opcional (aunque se recomienda) puede instalar el Service Pack 1 de ArcGIS 9.3. El cual consta de dos archivos:

 

  • ArcGISDesktop93sp1.msp
  • ArcGISDesktopHelp93sp1.msp
 
Para instalar estas actualizaciones se deberá instalar primero (y nunca al revés) el parche para el programa (ArcGISDesktop93sp1.msp) que pesa 91,5 MB. Y luego el parche para la ayuda del programa (ArcGISDesktopHelp93sp1.msp) el cual pesa aproximadamente 236 MB.
 
Estas actualizaciones tardan casi lo mismo que el programa por lo que deberán esperar unos 40 a 60 minutos para que su instalación finalice completamente.
 
Luego de instalados, las actualizaciones no requieren de reinicio y tampoco ejercen problemas con el crack o las extensiones.

>Iniciaiva para conservar la amazonia de Ecuador

>

Ecuador firmó el martes la creación de un fondo administrado por la ONU para recibir donaciones que compensen al país de una futura suspensión de la explotación de su mayor campo petrolero, en pleno corazón de la selva amazónica, con el fin de proteger al recurso natural.

“La firma del instrumento financiero es parte de ese esfuerzo permanente por acercarnos a la utopía de tener un planeta con respeto a los derechos de los seres vivos”, señaló la Ministra de Patrimonio, María Fernanda Espinosa, durante la firma del documento.

“La iniciativa Yasuní ITT hace del Ecuador un país líder en la conservación de la biodiversidad, la mitigación del cambio climático y el desarrollo social con justicia ambiental a nivel mundial”.

El documento fue suscrito en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores local, en presencia del canciller Ricardo Patiño, el vicepresidente Lenin Moreno y la ministra de Patrimonio, María Fernanda Espinosa.

El fondo será administrado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), pero Ecuador determinará los proyectos en los cuales serán invertidos los recursos de los donantes, que en los primeros 18 meses se espera alcancen unos 100 millones de dólares.

Quito está dispuesto a renunciar a unos 850 millones de barriles de crudo que alberga el Ihspingo-Tambococha-Tiputini (ITT), la joya de la corona petrolera del país, pero a cambio espera la compensación de al menos la mitad de los 7 mil millones de dólares que dejaría de percibir.

El ITT se encuentra en el corazón del Parque Nacional Yasuní, una de las reservas con mayor biodiversidad del planeta de unos 982 mil hectáreas en el territorio del miembro más pequeño de la OPEP (Organización de Países Explotadores de Petróleo). La zona alberga 20 por ciento de las reservas petroleras del socio más pequeño de la OPEP.

De acuerdo a estimaciones del gobierno del presidente Rafael Correa, la iniciativa evitará la quema de unos 407 millones de toneladas de bióxido carbono, causante del calentamiento global, al tiempo que preservará la rica biodiversidad del Yasuní.

Los fondos que se recauden serán destinados al desarrollo de energías alternativas. Mientras que los intereses que genere el fideicomiso se desarrollarán planes de protección a reservas naturales.

Apoyo formal

Las autoridades aseguraron que el país ha recibido el apoyo formal a la iniciativa de Alemania, Bélgica, Unión Europea, Italia y España. Aunque, el país germano, por sí mismo, se comprometió en entregar 50 millones de euros por año.

En las próximas semanas, el Gobierno iniciará una gira por varias naciones, incluido los países árabes, para obtener los aportes bilaterales y de la empresa privada.

El argumento de Ecuador para promocionar la iniciativa es que al dejar de explotar el ITT se estarían evitando la emisión de 407 millones de toneladas de carbono a la atmósfera, equivalentes a las emisiones que realizan países como Brasil o Francia en un año.

A cambio de los recursos se emitirán certificados de garantía a favor de los donantes, los que permitirán devolverles sus aportes en caso de que Ecuador decida explotar el yacimiento. Ecuador, si en un tiempo prudencial, no logra recaudar los recursos, podría explotar el ITT.

El Parque Yasuní es considerado uno de los lugares con mayor biodiversidad y fue declarado por por Unesco como Reserva Mundial de Biósfera en 1989.

Según estudios científicos una sola hectárea del Yasuní alberga a unos 655 especies de árboles y arbustos, unas 590 especies de aves o 80 tipos de murciélagos, entre otras clases de flora y fauna.

Información del diario Reforma